GEOLOGÍA

Acerca de Zealandia ¿Es un nuevo continente?

Un científico del CCT CONICET-CENPAT reflexiona sobre el reciente descubrimiento geológico.  


El investigador asistente del CONICET en el Instituto Patagónico de Geología y Paleontología (IPGP), José Cuitiño aseguró que Zealandia «no se trata de un continente geográfico sino geológico».

El científico explica que la corteza terrestre se divide en dos tipos: oceánica y continental, y además está fragmentada en 14 placas tectónicas mayores.

«Una placa tectónica puede estar formada tanto por corteza oceánica como por corteza continental. Por ejemplo, la placa Sudamericana se compone de corteza oceánica (el fondo del atlántico sudoccidental) y corteza continental (lo que llamamos en geografía el «continente sudamericano»)», comenta.

Desde el punto de vista geológico (no geo-político), un continente tiene los siguientes atributos: 1) está elevado en relación a los fondos oceánicos; 2) se compone esencialmente de rocas silíceas graníticas, sedimentarias y metamórficas; 3) su corteza es de mayor espesor y menor densidad en relación a la corteza oceánica. Desde este punto de vista, se reconocen 6 continentes geológicos en el planeta: Eurasia, África, América del Norte, América del Sur, Antártida y Australia.

Para el investigador, luego de dos décadas de estudios geológicos y geofísicos puede decirse que el “descubrimiento” de Zealandia no es repentino, sino que es el resultado de un largo proceso de acumulación de conocimientos. «Entre ellos se destacan los datos de gravimetría satelital y numerosas expediciones de geología marina (exploración sísmica, batimetría, perforaciones, etc). Un trabajo similar se hizo en nuestro país por la Comisión Nacional del Límite Exterior de la Plataforma Continental (COPLA), lo que terminó extendiendo las fronteras marítimas del país», afirma

Finalmente concluye que: «el valor científico de este hallazgo no es agregar un nombre a una lista, sino que representa un continente en un estado geológico único en el planeta, parcialmente fragmentado y casi totalmente sumergido. Esto representa un caso de estudio novedoso y un estímulo científico para explorar la dinámica de la corteza continental en el planeta».